Muchos listos y poca inteligencia

El atentado de Francia demuestra que, en la lucha contra el terrorismo yihadista, hay que disparar, pero antes hay que apuntar. Si no afinamos la puntería al aprobar medidas para enfrentarnos a esa grave amenaza, corremos al menos tres riesgos.
El PP y el PSOE han querido escenificar un acuerdo a gran velocidad. Es doctrina asentada en nuestro país que las prisas corresponden a los delincuentes y a los malos toreros. Delincuentes, vale, pero ¿malos toreros? El primer riesgo resulta evidente: precipitarse en materia tan sensible puede dar la apariencia de que se busca un mero efecto propagandístico, ése tan español de enfrentarse a los problemas con leyes y no con soluciones. A final parece que lo van a aprobar, no como parte de la reforma del Código Penal actualmente en discusión, sino como una reforma sobre la actual reforma. Sí, una especie de parte contratante de la primera parte que revela la voluntad propagandística del asunto.

Leer más

La triquinosis del politólogo en 2015

Las líneas maestras de la política española van a quedar definidas en 2015 para una generación. Tenemos dos grandes citas electorales, municipales y autonómicas por un lado, y generales, por otro. Quizá también catalanas

Leer más

Las tres estafas de Bankia

Se acabó el simulacro. La ficción contable de Bankia construida por Rodrigo Rato ha quedado desvelada. ¿Y ahora qué? Preguntemos a los responsables políticos de la gestión de Caja Madrid y Bankia. El informe pericial sobre las cuentas de Bankia describe una estafa masiva y otros posibles delitos nada desdeñables. Las conclusiones de los peritos resultan demoledoras, y anticipan ingresos en prisión de muchos que hasta su último día de libertad seguirán pisando moqueta. En 400 páginas se describe la gestión ruinosa de Rodrigo Rato, especialmente en lo relativo al riesgo inmobiliario y crediticio. Queda claro que la propia entidad ocultó de forma deliberada esa penosa situación en su salida a bolsa. Los accionistas fueron engañados a gran escala: se manipuló el...

Leer más

Co-co-co corrupción

El segundo hecho que hizo obvio su cinismo fue él mismo. Se presentó ante la oposición fingiendo traer bajo el brazo una propuesta de acuerdo amplio para acabar con la corrupción, y empezó a desgranar la farfolla habitual, que si entre todos hemos de terminar con esta lacra, que si nos azota, que si nos incomoda mucho a la gente honrada, que si yo soy de Pontevedra y bla, bla, bla. Una simple pregunta restauró la realidad: si Ana Mato ha dimitido porque el juez Ruz la considera “partícipe a título lucrativo”, y el PP también ha sido calificado como “partícipe a título lucrativo” de la misma trama, ¿por qué Rajoy no dimite también? Él es presidente de su partido y, por tanto, responsable político.
No tenía la menor intención de llegar a ningún acuerdo, y lo sé con certeza porque UPyD le escribió una carta hace un mes proponiéndole más de 20 medidas contra la corrupción y ni siquiera se dignó a contestar. Un presidente con modales contestaría. Un presidente serio, además, hubiera respondido afirmativamente. Entre esas medidas figuraba una reforma constitucional para eliminar el aforamiento de diputados, senadores y miembros del Gobierno. Constituiría una clara señal para los ciudadanos de que se empezaba a erradicar la impunidad. Una segunda medida urgente consistiría en garantizar la independencia de la justicia cambiando el sistema de elección del CGPJ. Ambas se podrían aprobar en pocas semanas con voluntad política. Rajoy prefirió fingir que ataja el problema de la corrupción, mientras deja que los jueces le hagan las crisis de Gobierno. Entró buscando complicidad con la oposición, salió sabiendo que sólo hallará cómplices en su propio partido.

Leer más

Mamá, ¿qué es una institución?

Las instituciones no pueden tener errores de diseño que las lleven a favorecer siempre a unos y perjudicar a otros. Por esa misma defensa del interés público, han de ser absolutamente limpias, pues lo contrario significaría que quienes dicen defender lo de todos, sólo abogan por lo de unos pocos. Y encima lo hacen en nombre de todos: esto se llama traición y ha ocurrido en nuestro país

Leer más

El problema de España se llama 3%

Mas comprende que el proyecto nacional permite ocultar el pornografiado saqueo del ciudadano catalán, ése cuya menestralidad y singularidad nunca se deja de elogiar. Funcionó, y él lo guardó en su memoria. Cuando años después llegó la crisis, y debía aplicar brutales recortes sin acabar con la corrupción ni mejorar la gestión, sólo tenía que aplicarlo de nuevo

Leer más

Investigar la corrupción en el Ejército

Según la legislación vigente, lo dañino no es la corrupción, sino que se sepa. Lo mismo le hicieron a Jorge Bravo, presidente de AUME, por criticar los recortes del Gobierno: estuvo un mes encerrado.

Leer más