El desierto de lo real

Bienvenidos de nuevo al desierto de lo real, con la venia de Baudrillard. La ficción gubernamental dice que quieren erradicar la corrupción y regenerar la democracia. Lo real es la “degeneración” de la democracia, cuyo último episodio les relato. Se discuten en el Congreso desde hace algunas semanas reformas para regenerar la democracia. La base de la discusión son dos proyectos de ley del Gobierno, proyectos que se suponen acompañados por informes de órganos consultivos (Consejo de Estado, Consejo Fiscal, Consejo del Poder Judicial, etc.). Quiero decir con esto que ya mucha gente sabia ha reflexionado sobre ello. Además, hace ya más de un año se aprobaron por todos los grupos otras medidas contra la corrupción, tras el consabido debate parlamentario. El Gobierno...

Leer más

Rajoy como Calígula

Todo opera en contra de que el PP tenga un candidato. Y resulta inquietante. El primero que se opone al nombramiento del candidato es el candidato mismo. Sea quien sea, a estas horas prepara plácidamente su fin de semana sin estrés ni responsabilidad. Cuando sea nombrado –ungido, digamos mejor –, comenzará una frenética carrera de mítines, un quebradero de cabeza infernal. Tendrá que defender todas las atrocidades políticas cometidas por este Gobierno y, lo que es aún peor, una forma de gobernar que ha encanijado el campo de juego de la democracia y, por achicar, achica hasta a sus propios candidatos. Dentro del PP también hay corrientes contrarias a la proclamación del candidato. Hay gente que puede perder una de esas intensas batallas deGénova y Moncloa que...

Leer más

Lo que Suárez no consensuó

Resultaría una gran pérdida para la historia política de España que Suárez figurase en ella con el consenso como único mérito. Aunque los prohombres del país se empeñan en esa fabricación, la labor de Suárez fue mucho más profunda. Empecemos por el principio: el consenso no es una idea política. Consenso, concordia, pacto… son herramientas para alcanzar ciertos objetivos, para lograr que se realicen ciertas ideas políticas, pero no son ideas políticas. Es como si a un barquero le preguntaran: ¿Adónde vamos? Y él contestara: remando. Ya, pero no es lo mismo remar para cambiar de orilla que subirse a la barca de Caronte, viaje que a estas horas emprende Adolfo Suárez llevando consigo el cariño y el agradecimiento de los españoles. Adolfo Suárez no luchó por el...

Leer más

España en el Casino

Era 19 de marzo de 2014, pero en el Casino de Madrid refulgían las lámparas y destellaban las autoridades como cuando iba a estallar la Gran Guerra y estábamos a tiempo de ser neutrales. Como en sus mejores épocas, el casino fue esa tarde el centro de reunión del poder, de todo el poder que ha contado en estos tiempos y todo el que quiere seguir contando. Se congregó todo el poder –también el periodístico, fingiendo ignorar su decadencia– en torno a la presentación de un libro. No hubiera habido coartada más noble, aunque el libro era lo de menos, tal como confesó en un gesto que le honra el propio autor, Enric Juliana, corresponsal de La Vanguardia en Madrid. La expectación se centraba en Màrius Carol, nuevo director de La Vanguardia. La sala olía a consenso y...

Leer más

Globalizados e indiferentes

A medida que el mundo se vuelve más pequeño, las distancias se hacen más grandes. Resulta increíble que esté ocurriendo, pero la globalización no nos está transformando en ciudadanos más interesados por el mundo alrededor. Tampoco el flujo incansable de noticias 24/7 nos está haciendo gente más informada. Recuerdo los tiempos en que se discutía con pasión a mi alrededor acontecimientos tan lejanos como la revolución sandinista en Nicaragua o la Perestroika de Gorbachov en la Unión Soviética. Eran los tiempos en que las fronteras de los Estados-nación seguían perfectamente delimitadas bajo la lógica secular de Westfalia. El poder de los gobiernos no estaba limitado por instituciones supranacionales, ni por esos espasmos de los famosos “mercados” que se producen a...

Leer más

Si digo Pavlov, digo justicia

Si escribo Alexander Pavlov en el título de este blog, un nefasto círculo vicioso se pone en marcha. Poca gente sabe quién es, por tanto, pocos leerán el artículo y El Confidencial no aumentará sus lectores (tráfico lo llaman ahora, con esa reminiscencia clandestina que ha tenido siempre la buena lectura). Si no hay lectores, no hay publicidad, no hay ingresos y no se puede pagar a los periodistas, ergo no hay información profesional. Así de perverso es el mecanismo: si escribo Pavlov para informarles, puedo acabar contribuyendo a la desinformación. Grave dilema. Por eso he de esforzarme para explicar lo que quiero decir cuando digo Pavlov. Se trata de un hombre que lleva más de un año en la cárcel, en régimen de aislamiento, sin que los tribunales españoles le...

Leer más

El estado del bipartidismo

Eran como el cangrejo ermitaño protegiéndose en la concha de caracol, como la anémona que viaja gracias al cangrejo: simbiosis bipartidista. No hubo debate sobre el estado de la Nación, sino sobre el estado del bipartidismo. En rigor, ni tan siquiera debatieron, hicieron sendos mítines; en el mejor de los casos, un careo. A cada “y tú más”, la respectiva bancada aplaudía enfervorecida, por momentos casi pateaba, porque una bancada digna de tal nombre siempre ha apreciado un “y tú más” por encima de cualquier argumento. Joseba Achotegui, un interesante profesor de Psicopatología decía anteayer en La Vanguardia: “El funcionamiento grupal es mucho más psicótico que el individual. Retrotrae al sujeto a dinámicas psíquicas primitivas”. Imagínense en ese hemiciclo a...

Leer más